El mundo necesita más familias en misión

Existen hogares que en esta temporada cumplen con esmero el papel de convertirse en portadores de esperanza, asumiendo el reto de ir en pos de los más necesitados.

 

Janeth Lagos
http://www.suyapamedios.com
Hoy en día salir a compartir con tantas familias, hogares y llevar una palabra de aliento no es fácil, tengo 20 años de tratar de ser obediente a las cosas de Dios y trasladar el Evangelio a donde me asignen, me ha tocado difícil, pero al final del día la satisfacción es más grande que cualquier inconveniente” estas son las palabras de Nohemí Morán, madre de dos hijas y con 33 años de casada y de estos lleva dos décadas de ser misionera junto a su esposo Luis Carias.

Como esta familia hay muchas en Honduras, que esta temporada donde la Iglesia celebra el tiempo de Cuaresma, su verdadero papel es hacer misión, que significa salir de su entorno y tratar de llevar la Palabra de Dios,

Satisfacción, Nohemí, es una feligrés de la parroquia El Salvador del Mundo, que se encuentra ubicada en la Aldea Cerro Grande, de Comayagüela, al norte de la capital hondureña, ella narra que ser misionera le ha dado más sentido a su familia.
“He llorado y he tenido varios reclamos de mis hijas, en ocasiones por perderme varios días, pero con el tiempo han entendido que es maravilloso servir, a tal grado que hoy mis dos hijas y mis esposo somos una familia al servicio de Dios”

Impotencia, En la actualidad en el país hay tanta violencia, inseguridad, pobreza y todo eso ha venido a traer un poco de trabas, para poder salir a compartir y dar una palabra de aliento a tantos jóvenes, adultos y familias enteras.
“Recuerdo una ocasión en una comunidad, que mire un fogón que no tenía ni señas de haber cocinado, pero ahí en esos lugares, le dan tanto cariño a uno, que la impotencia es ¿porque no puedo dar más? y así ayudar a quitarles el hambre”
Como ese testimonio de mirar pobreza narra Morán, son varias anécdotas, así como el rechazo a veces de no querer escuchar la Palabra de Dios, pero el secreto es insistir y no quedarse con los brazos cruzados.

“Un misionero debe insistir, si en un hogar no lo escuchan buscar otro y regresar otro día a ese hogar que se cerró la puerta”
Nohemí Moran
Misionera






Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *